La primera cerveza con patata

Dos estudiantes de la Universidad del País Vasco lanzan al mercado una cerveza elaborada con patata alavesa

Tras meses de investigación y bajo el nombre de Gastheiz, un equipo de estudiantes universitarias ha lanzado al mercado la primera cerveza con patata del estado. Promete convertirse en la bebida insignia de Vitoria, donde el cultivo de patata es tan común que a los autóctonos se les llama “patateros”. La espumosa ya está disponible en su página web y en los bares más emblemáticos de Vitoria.

Sus creadoras defienden que no es una cerveza de patata, sino un homenaje. Un trofeo. Una forma de mostrar el orgullo que sienten por su ciudad, “Vitoria, como capital del País Vasco, merecía contar con su propia cerveza. Y puesto que somos patateras, tenía que tener patata”, comenta Jone Conde, encargada de Comunicación de 22 años y una de sus fundadoras. “Buscábamos una cerveza con la que brindar y celebrar la ciudad con el resto del mundo”, añade Jone.

Esta innovación es fruto de un año de trabajo de la mano de la vitoriana Ainhoa Ocio, Ingeniera Química y estudiante de doctorado por la Universidad del País Vasco.

La elaboración es artesanal y similar a la de la cerveza convencional, ya que emplean lúpulo, malta y cebada. “El lúpulo da a la cerveza su aroma y amargor tan característico, mientras que la malta contiene los almidones y enzimas necesarios para la producción de alcohol en la fase de fermentado” -explica Ainhoa- “la fécula de la patata fermenta con el resto de ingredientes” aclara.

pag. 1

El resultado es una Golden Ale, fácil de beber y con notas de fondo afrutadas. Las creadoras aseguran que su sabor es diferente al de una cerveza convencional: “No todo el mundo le nota el toque a patata, aunque lo importante es si gusta o no, y estamos encantadas de decir que la aceptación es buenísima” -dice Ainhoa.

Maestras cerveceras

Siguen el ejemplo de las primeras fabricantes de cerveza: las mujeres. Eran ellas las que, hace más de siete mil años, se encargaban de elaborar la cerveza en Mesopotamia y Sumeria. Para Ainhoa y Jone el camino no ha sido fácil, pero no escatiman en ganas: “En contra de prejuicios en el sector, tratamos de demostrar al mundo que podemos ser maestras cerveceras, emprendedoras y patateras de primera” comenta Ainhoa.

“Gracias a el movimiento de la cerveza artesanal y las mujeres que participamos en ella, la brecha de género existente en el sector se ha reducido” -cuenta Jone- “se van rompiendo viejos  clichés”. Se quejan de que esta brecha existe también entre consumidores: “Las grandes empresas de cerveza han enfocado sus esfuerzos en un consumo masculino – dice la responsable de comunicación – “el mundo de la cerveza está lleno de anuncios sexistas”.

Ya disponible

Además de enviar a nivel nacional en su página web, Gastheiz está disponible desde el mes de febrero en los bares más emblemáticos de la ciudad. “La cerveza ha tenido muy buena aceptación, se está vendiendo genial” –comenta Javier Castresana, gerente de los locales Victoria Café y Bar Deportivo Alavés– “viene incluso gente de fuera para llevársela a sus familiares y conocidos” concluye el hostelero.

En definitiva, un equipo de mujeres que busca hacerse un hueco en la industria y volverla su profesión. Una profesión que alguna vez fue suya.

Media contact

Jone

pag. 2