Los cinco bares de Gasteiz que debes visitar (I)

¡Hola a todos! Un lunes más, aquí estamos dando guerra con un nuevo post. Esta vez os vamos a hablar acerca de los bares que debéis visitar sí o sí en Vitoria para sentiros patateros de pura cepa -y que ofrezcan Gastheiz, por supuesto, si no no serían patateros de verdad 😉-.

El rincón de Luis Mari

Situado en pleno corazón de Vitoria (en la c/Rioja, a 5 minutos andando del parque de Florida), es una taberna familiar en la que destaca su enorme barra de pintxos y su trato familiar. Te recomendamos que pruebes sus famosos “Serranitos”, deliciosos bocadillos de jamón de jabugo, y el pintxo “Antxopi”,  elaborado con pimiento de piquillo, anchoa en aceite y una rebanada de pan.

Bar Deportivo Alavés

Si eres patatero de verdad, tu corazón será azul y blanco. Ahora que nuestro querido Glorioso Alavés vuelve a estar donde se merece, este bar es el sitio ideal para ver sus partidos si no puedes acudir a Mendizorrotza.  Está en la plaza de la Virgen Blanca y, sobre todo en días de partido, tiene un ambientazo increíble. ¿Qué hay mejor que ver ganar al glorioso con una Gastheiz en la mano rodeado de tus mejores amigos?

El tercer tiempo

¿Te gusta la cerveza? Suponemos que sí, ya que si no no estarías leyendo esto ;). Este bar es un templo de culto para aquellos amantes de la espumosa, con cientos de tipos y marcas diferentes que seguro no conocías hasta que pasas por la puerta de El tercer tiempo. ¡A tu salud!

Victoria Café

Buen café, ambiente, ricos pintxos, Gastheiz, precios razonables y buena atención, este bar situado en la Plaza Nueva lo tiene todo. Además, nuestra primera cata de producto fue en este bar y fue un éxito, así que le tenemos bastante cariño.

Morrofino Bar

Así como el Tercer tiempo es un lugar de culto para los amantes de la espumosa, el Morrofino Bar, también en la Plaza Nueva, es un bar para todos aquellos que una hamburguesa de diseño les alegra tanto como una Gastheiz al mismísimo Celedón. Sin duda, debes probar la hamburguesa de txuleta de buey macerada al whisky con queso cheddar fundido, bacon crujiente y salsa barbacoa.